miércoles, 1 de septiembre de 2010

Bienvenidos al nuevo blog de odontología. En este espacio hablaremos sobre todas las cosas que a nosotros como Cirujanos Dentistas nos interesan.


TÉCNICAS MANUALES DE INSTRUMENTACIÓN

La eliminación de la pulpa, aunque se utilicen tiranervios, no se termina hasta el final de la preparación de los conductos, cuando el ensanchamiento ha permitido actuar a la solución irrigadora durante tiempo suficiente. Se intenta mantener en lo posible la anatomía original, lo suficiente para conseguir la eliminación de los restos pulpares, tejidos necróticos y bacterias de su interior.

Consideraciones generales

Existen muchas técnicas propuestas para la instrumentación manual de los conductos radiculares, recurriendo algunas al ensanchamiento de la zona media y coronal mediante instrumental rotatorio.

El concepto de instrumentación manual se centra en la zona apical del conducto. Se pueden clasificar las distintas técnicas en dos grandes grupos:

a) Técnica apicocoronales, en las que se indica la preparación del conducto en la zona apical, tras determinar la longitud de trabajo y luego se va progresando hacia coronal.

b) Técnicas coronoapicales, en las que se prepara al principio la zonas medio y coronal del conducto, posponiendo la determinación de la longitud de trabajo, para ir progresando la instrumentación hasta alcanzar el ápice.

Objetivo:

Coronoapical: Disminuir extrusión de bacterias y restos al periapice y permitir que las limas alcancen la zona apical del conducto sin interferencias.

Actualmente las técnicas apicocoronales son combinadas.


TÉCNICAS APICOCORONALES (citaremos las más representativas).

Técnica de step- back

Permite mantener un diámetro apical del conducto de escaso calibre, creando una conicidad suficiente para conseguir la limpieza y desinfección de los conductos, sin deformar en exceso la anatomía original y poder obturarlo tras crear una adecuada morfología apical.

La técnica se inicia permeabilizando el conducto con la lima k precurvada de escaso calibre. A la primera lima que alcanza y ajusta en la constricción se llama lima inicial apical (LIA). El conducto se ensancha 3-4 calibres mas mediante limado lineal en sentido circunferencial. La última lima que instrumenta toda la longitud del conducto se conoce como lima maestra apical (LMA). La parte más coronal del conducto se instrumenta con limas de calibre progresivamente superior en retrocesos para cada incremento de calibre. A cada lima de calibre superior se le ajusta el tope de silicona 1mm mas corto, de modo que se vaya creando una morfología cónica con escasa deformación del conducto. Si la curvatura es muy pronunciada, se puede utilizar limas de calibres intermedios y efectuar retrocesos menores de .5mm.

Tras el paso de cada lima nueva, se recapitulara con la LMA para mantener la permeabilidad del conducto. Las zonas más coronales se pueden ensanchar con Gates- Glidden 1,2 o 3.



TÉCNICAS CORONAPICALES

Técnica step-down modificada

Una vez permeabilizada la entrada del conducto con lima 20, se inicia la preparación del tercio coronal y medio del conducto con Gates- Glidden números 4, 3, 2 y 1 hasta encontrar cierta resistencia, el primero en la entrada cameral del conducto. Se alisan las paredes con limas H calibres 15-35.

Se determina la longitud de trabajo. Se prepara la zona apical del conducto con limas K hasta un calibre suficiente, 25 o 30.

Para dar una continuidad a la preparación, se instrumenta la zona del conducto que queda entre las ya preparadas en las fases anteriores mediante limas K o H en retroceso progresivos.



Técnica crow-down

Se inicia la instrumentación con una lima K calibre 35, girándola de modo pasivo, sin presión hacia apical, hasta encontrar resistencia. Se toma radiografía para comprobar si la resistencia se debe al estrechamiento del conducto o a una curvatura. Si no progresa, se inicia el acceso con limas más finas hasta alcanzar la 35. Cuando la lima 35 se encuentra holgada en el conducto, se utilizan Gates- Glidden números 2 y 3 sin presión hacia apical, para ensanchar el acceso radicular. Después continuamos con una lima 30 girándola en sentido horario dos veces. Se repite el procedimiento con una lima de calibre inferior hasta que nos acercamos a la zona apical. Tomamos una radiografía con la lima en el conducto y se establece la longitud de trabajo provisional. Se continúa progresando con limas cada vez más finas, hasta que creamos alcanzar la longitud apical. Se determina la longitud de trabajo verdadera.

Si hemos llegado, por ejemplo hasta un calibre 10, se repite la secuencia iniciándola con una lima 40 con lo que, en la zona de la constricción podremos alcanzar probablemente un diámetro 20. Repetimos secuencia hasta alcanzar un calibre apical 25 o 30.




Técnica de fuerzas balanceadas


Consiste en tres fases:

En la primera, se introduce una lima K inactiva en su punta y se efectúa un giro horario , con presión apical suave, con una magnitud variable en función de la curvatura del conducto, pero siempre inferior a 180° para evitar que el instrumento pueda doblarse.

La segunda fase es en la que se produce el corte de la dentina; se realiza mediante un giro de la lima en sentido antihorario, con cierta presión hacia apical y una magnitud no inferior a 120°. La presión hacia apical será similar a la aplicada a la lima para hacerla girar, siendo mayor cuanto más grande sea el calibre de la lima empleada.

La última fase consiste en efectuar unos o dos giros completos de la lima en sentido horario para extraer las virutas de dentina generadas y alojadas entre las espiras, seguida de una irrigación.
La secuencia se repite con limas de menos calibre hasta alcanzar la constricción, ensanchando a nivel de la terminación apical hasta un diámetro suficiente.
Con ésta técnica se consiguen mejores resultados en cuanto a la morfología del conducto que con el limado lineal y la preparación en step-back.

Referencia Bibliografica







Canalda, C. (2001). Preparacion de los conductos radiculares. En C. Canalda y E. Brau (Eds.), Endodoncia tecnicas clinicas y bases cientificas (pp. 151-180). Barcelona, España: Masson


                                

1 comentario:

  1. Hola que tal, he estado estudiando acerca de las técnicas de instrumentación apico-coronales y tengo una duda con la técnica step back, ¿tiene alguna diferencia con la telescópica y la escalonada o es exactamente lo mismo en las 3 técnicas?
    De antemano muchas gracias.

    ResponderEliminar